EMMELINE PANKHURST: “HECHOS, NO PALABRAS”

Emmeline Pankhurst, activista política británica que luchó por los derechos de las mujeres. Lideró el movimiento sufragista que permitió a las mujeres obtener el derecho a votar en Reino Unido. Su legado fue ejemplo en muchos países de Occidente.

Emmeline nació en Mánchester, Inglaterra, el 15 de julio de 1858. Su padre, Robert, era un empresario contrario a la esclavitud, y su madre Sophia estaba a favor de los derechos de las muejres.
.
En 1889, Emmeline se convirtió en una de las primeras mujeres en apoyar la Liga del Sufragio Femenino. La reunión inaugural de la organización tuvo lugar en su casa, con el objetivo de trabajar por el derecho de las mujeres (casadas o solteras) a votar.

En 1898 falleció su esposo, y las deudas y responsabilidades consumieron gran parte de la energía de Emmeline Pankhurst durante los años posteriores. La familia tuvo que mudarse a una casa más pequeña.

En 1903 Emmeline fundó la “Women’s Social and Political Union” (WSPU – Unión Política y Social de las Mujeres), la cual defendía públicamente el voto femenino, y en uno de sus discursos pronunció su consigna “Hechos, y no palabras” que acabaría convirtiéndose en el lema del movimiento.

Tras las elecciones de 1910 se organizó en Gran Bretaña el Comité de Conciliación para el Sufragio de Mujeres, por lo que la WSPU suspendió sus acciones mientras se negociaba un proyecto de ley para dar derechos al voto a las mujeres. El proyecto no salió adelante, y esto generó el conocido “Black Friday”, día en el cual Pankhurst lideró una marcha de protesta con más de 300 mujeres hacia la plaza del Parlamento. La protesta fue duramente reprimida. En 1912 un segundo proyecto de ley fue rechazado y varios miembros de la WSPU, junto con Emmeline Pankhurst, intensificaron sus acciones. La policía respondió allanando sus oficinas, persiguiendo y encarcelando a mujeres. Emmeline fue detenida y condenada por conspiración, lo que la llevó a organizar su primera huelga de hambre en la celda. Muchas activistas comenzaron huelgas de hambre en prisión, lo que provocaba que se las alimentara de forma violenta.

La opinión pública estaba escandalizada por el trato y acoso que recibían las sufragistas por parte de la policía, quienes optaron por poner en libertad a las sufragistas cuando su salud empeoraba. Cuando se recuperaban y volvían a la lucha política, el gobierno volvía a perseguirlas y encerrarlas. En ese entonces la WSPU contaba ya con más de 100.000 miembros.

El derecho al voto de las mujeres llegó en 1918, un poco antes de que terminara la Primera Guerra Mundial, aunque sólo para aquellas mayores de 30 años y que cumpliesen con ciertos requisitos mínimos de propiedad en Reino Unido. El motivo de ello era que todavía se tenía muy asentada la idea de que las mujeres maduraban mucho más tarde que los hombres y que no eran mentalmente adultas hasta haber cumplido la treintena.
Emmeline Pankhurst falleció el 14 de junio de 1928, a la edad de 69 años. Poco más de un mes después, el 21 de julio el gobierno extendió el derecho a voto a todas las mujeres, tanto casadas como solteras, mayores de 21 años.

Emmeline fue encarcelada 13 veces, fue perseguida, duramente cuestionada por hombres y mujeres de la época que habían naturalizado un rol para las mujeres en la sociedad. Ella nunca dejó de luchar por ver que la justicia y la igualdad fueran el faro para lograr las reivindicaciones que exigía. Los movimientos de mujeres que lideró inspiraron las leyes por el voto femenino en muchos países de Occidente.